EURIPIDES LASKARIDIS / OSMOSIS

Titans

6, 7 y 8 de febrero de 2020

Pieza de tintes expresionistas y sabores de cabaret, que nos transporta a un mundo onírico, oscuro y grotesco

Sala Negra. Duración: 1h


euripides laskaridis / osmosis / Titans

Hace 10 años que la gente sufre el efecto Laskaridis, una especie de estado de hipnosis provocado por el ejercicio grotesco que despliega el creador griego en cada uno de sus trabajos desde que debutó con Osmosis en 2009, en plena crisis griega. Precisamente Osmosis pasó a ser el nombre de la compañía que comanda este transformista bizarro nacido en Atenas en 1975, que pronto mandó a paseo su carrera de actor convencional y el método Stanislavsky para meter cizaña con sus personajes en las calles de la capital griega, hasta profanar la mismísima Acrópolis.

Ha trabajado con Bob Wilson y con Dimitris Papaioanou y en 2016 recibió la primera beca Pina Bausch para la investigación de nuevas formas de expresión. Titans es sin duda la confirmación de que no le dieron esa beca en vano. Cargado de prótesis que deforman su aspecto hasta revelar a una especie de madame con barriga (¿está preñada? ¿tiene gases?) y nariz de Cyrano, emite sonidos prelingüísticos mientras va destrozando el espacio. «Verme a mí mismo no me inspira nada, así que me voy poniendo cosas hasta tener a una criatura distinta a mí enfrente y poder dirigirla», dice.

Los titanes, según la mitología griega, eran poderosas deidades que gobernaron hasta que los dioses olímpicos, con Zeus a la cabeza, los derrocaron. Todos ellos se unifican en un solo personaje en la pieza de Laskaridis como presos de un presente lleno de problemas cotidianos y un poco con los cables cruzados. «Los titanes fueron reemplazados por otros con más poder, y estos fueron derrotados a su vez por otros, y así ha sido siempre. Yo creo que todos somos titanes. Nos esforzamos al máximo cada día para superarnos y mejorar, y fracasamos, claro. La realidad nos da en toda la cara y pronto todos seremos reemplazados», concluye Laskaridis, que pese a esta visión
tan pesimista, es un tipo bastante divertido.

Estreno en la Comunidad de Madrid

País: Grecia

Género: danza, performance

Dirección, coreografía y escenografía: Euripides Laskaridis

Performers: Euripides Laskaridis, Dimitris Matsoukas

Vestuario: Angelos Mentis

Música y diseño de sonido: Giorgos Poulios

Programación, diseño de sonido y operador de música en directo: Themistocles Pandelopoulos

Diseño de iluminación: Eliza Alexandropoulou

Coproducción: Athens and Epidaurus Festival (GR), Théâtre de la Ville (FR), Eleusis 2021 European Capital of Culture (GR), Festival TransAmériques (CA), Julidans Amsterdam (NL), Megaron-The Athens Concert Hall (GR), CCVF Guimaraes (PR), OSMOSIS Performing Arts Co (GR)

Con la colaboración de O Espaço do Tempo (PR), NEON Organization for Culture and Development (GR), Centre Culturel Hellenique (FR), Isadora & Raymond Duncan Dance Research Centre (GR)

Patrocina: Aegean Airlines

Con la colaboración del CA2M

Charla en torno al trabajo de Eisa Jocson y Euripides Laskaridis (ponente por confirmar). 10 de febrero de 2020.

CICLO «NADIE SABE TODAVÍA DE LO QUE UN CUERPO ES CAPAZ»

Nadie sabe todavía de lo que un cuerpo es capaz es un ciclo que se presenta por segundo año consecutivo, en el que se pone de manifiesto el cuerpo entendido como una construcción permanente y, por lo tanto, en permanente conflicto.

El ciclo está conformado por dos artistas de procedencias geográficas y trayectorias muy distintas, el griego Euripides Laskaridis y la artista filipina Eisa Jocson, pero ambos comparten propuestas artísticas que desdibujan las fronteras de las disciplinas en lo escénico, y cuyo eje es el cuerpo.

Eisa Jocson trabaja sobre género y cuerpo como construcción cultural en Macho Dancer, pero también pone el foco en cómo nuestros cuerpos han aprendido el lenguaje corporal de las películas de Disney, o cómo se construyen lenguajes corporales en colectivos como las geishas o las bailarinas de pole dance en su conferencia performativa Corponomy.

Euripides Laskaridis, a través de un personaje cuyo género es inidentificable, juega con atributos femeninos en un cuerpo que no es humano, que se transforma y se deforma, a través del trabajo que realiza con objetos. Esta pieza, de tintes expresionistas y sabores de cabaret, nos transporta a un mundo, el de Titans, onírico, oscuro y grotesco.

Información práctica

  • Fechas y Horarios

    6, 7 y 8 de febrero de 2020.

    Sala Negra. Duración: 1h