ROGER BERNAT / Fracaso interminable II

Numax - Fagor - plus

18 de mayo de 2019


Máquina de resucitar palabras y lo colectivo en tiempos en los que se trata de desactivar la fuerza común

Sala Negra. Duración: 1 hora


roger bernat numax fagor plus

Los trabajadores de dos fábricas de electrodomésticos cerradas con 35 años de diferencia son los protagonistas de Numax- Fagor-plus, aunque ellos no estarán en escena, solo sus palabras. Numax cerró en 1979; Fagor, en 2013. Se pone en juego una revolucionaria colectivización del discurso, ya que serán los espectadores los que vuelvan a decir lo que dijeron en sus asambleas los trabajadores antes de ser despedidos. De hecho, los espectadores están dispuestos en el espacio de forma que se reproduzca igualmente la dinámica asamblearia.

Aquellas palabras componen un discurso que se ha repetido en muchas ocasiones, pertenece a todos pero probablemente no sabríamos reproducirlo de memoria. Y al verlo sobre una pantalla y al decirlo, comprobamos que no somos nosotros los que recordamos las palabras, sino que es la palabra la que nos recuerda a nosotros. El dispositivo creado aquí por Roger Bernat es una máquina de resucitar palabras y, con ellas, de resucitar lo colectivo en estos tiempos en los que se trata de desactivar la fuerza común para aislar al individuo.

A tal punto se ha llegado que, en la experiencia que dio origen a este proyecto, cuando Bernat se encontró con los trabajadores de Numax y Fagor, se le apareció la traición: “nadie se reconoce en las palabras de su antecesor. Los de Fagor no se reconocen en las palabras de los de Numax. Los antiguos trabajadores de Numax no se reconocen en las palabras de los de Fagor. Ni siquiera se reconocen en sus propias palabras de hace 35 años”. Pero esas palabras siguen resonando poderosamente. El propio público las enuncia: “Amnistía laboral. Readmisión de despedidos. Solidaridad con los trabajadores. No al despido libre. Democracia real ya. Violencia es cobrar 600 euros. Esta crisis no la pagamos”. ¿Les suena? ¿A qué les suena? ¿Qué pasa con las palabras cuando se colectivizan?

País: España
Idioma: español
Género: teatro participativo

Una pieza de Roger Bernat con una performer diferente en cada representación | A partir de la película Numax, presenta (1980) de Joaquim Jordà, con la colaboración de extrabajadores de Numax y de Fagor-Electrodomésticos | Con la colaboración de la Plataforma de Socios y socias
de Fagor, de Ahots Kooperatibista y de Mondraberri | Dramaturgia: Roberto Fratini | Investigación histórica: Pablo González Morandi | Edición de vídeo: Ramiro Ledo Cordeiro | Programación del dispositivo de visualización: Matteo Sisti

Coproducción: Elèctrica Produccions con KunstenFestivalDesArts (Bruxelles) y Grec 2014 Festival de Barcelona. La versión anterior de la pieza fue una coproducción de FRAC Basse Normandie (Caen) y de Temporada Alta (Girona)

Distribución: febres@rogerbernat.org

· Charla-duelo: "Desplazamiento del palacio de La Moneda vs. the place of the thing”, a cargo de Óscar Cornago y Roberto Fratini.


· Proyección de Desplazamiento del palacio de La Moneda (Santiago de Chile, 2014) y the place of the thing (Atenas-Kassel, 2017), durante las funciones en el vestíbulo.


· Taller “procesos emergentes”, impartido por Roger Bernat, dirigido a profesionales.

Hay una frase célebre de Samuel Beckett que dice: “Lo intentaste. Fracasaste. No importa. Inténtalo de nuevo. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”. Roger Bernat se propuso hace años hacer del teatro el acto más democrático dentro de una democracia deficitaria. ¿Cómo? Sacando el teatro del teatro, o destilándolo hasta quedarse solo con la teatralidad, capaz de surgir, fugaz como la felicidad, en momentos impensables, dichosos, únicos, irrepetibles. Como dijo Paul B. Preciado, “mientras se producía en el arte un ‘giro teatral’, se opera en la obra de Roger Bernat una desteatralización del teatro”.

El de Roger Bernat es un teatro sin actores, para empezar. Tampoco hay autor, porque sucede cuando hay un espectador que lo habita y lo acciona. El espectador es el actor, interpelado por diversos dispositivos. “Será con tus respuestas –o tus silencios– que el espectáculo tomará forma”, dicen las instrucciones. Porque sí, el teatro de Roger Bernat tiene instrucciones. Se vive desde dentro, en un mecanismo individualizador y aislante que te enfrenta, como público, al deseo propio. Esta apelación se puede asumir o no, eso no cambia el espectáculo. En todo caso te cambia a ti.

Bernat viene desarrollando esta utopía de teatro participativo a través de varios proyectos que dan la vuelta al mundo. Madrid recibe, con este ciclo que acogemos, una buena selección de piezas que, tanto para el que ya lo haya probado como para el neófito, suponen una inmejorable ocasión de adentrarse en este sueño participativo, representativo, crítico. Si la democracia es el gobierno de todos y todas por todos y todas, reproducir con pureza, como en un laboratorio y durante un breve lapso de tiempo sus mecanismos a través de la teatralidad, es abonar un fracaso interminable. Pero hay que intentarlo, una y otra vez, y fracasar mejor tras cada nueva tentativa.

Información práctica

  • Fechas y Horarios

    18 de mayo de 2019. Sala Negra. Duración: 1 hora