PABLO REMÓN

Los Mariachis

03/05/2018 - 27/05/2018


★★★★

Tragicomedia de la meseta castellana, con políticos corruptos, cabezudos y fanfarrias

Sala Negra. Duración: 1h 25min


pablo remón la abducción los mariachis

Un pueblo despoblado en plena meseta castellana, en esa tierra de nadie que se ha llamado “la España vacía”. En ese territorio mítico, se encuentran varios hombres: algunos que huyeron de la crisis económica, otros que la provocaron. Entre ellos, un político corrupto y desahuciado, al que van a juzgar, y que tiene un momento de iluminación: san Pascual Bailón, el patrón de su pueblo, se le aparece y le pide que le saque en procesión.

Un mariachi es, en la jerga financiera, cada uno de los testaferros necesarios para montar una SICAV, y tributar menos. Pero “los mariachis” también es el nombre de la peña de la infancia del político. Los mariachis es una peregrinación y una vuelta al origen, una comedia negra sobre cuatro hombres perdidos. La meseta como espacio físico, pero también mental.

Después de 40 años de paz y El tratamiento, llega la nueva obra de Pablo Remón con La_Abducción, compañía que pretende crear un teatro moderno, centrado en el texto y en el trabajo actoral.

“Pablo Remón, el nuevo chico prodigio de la escena off“. El mundo.

“Una lección de la fuerza narrativa del teatro”. Marcos Ordóñez. El País.

**

LA_ABDUCCIÓN pretende crear un teatro moderno, basado en el texto, partiendo del trabajo conjunto con los actores, y entendiendo la escritura y el montaje como un proceso permanente de búsqueda y descubrimiento.

La compañía nace en 2012 siguiendo la estela de autores argentinos como Claudio Tolcachir, Daniel Veronese o Pablo Messiez. Su primera obra, fruto de un largo proceso de improvisaciones, fue La Abducción de Luis Guzmán. Se estrena en 2013 en el Festival Frinje de Madrid y se convierte poco a poco en lo que muchos consideran una obra de culto. En ella ya están muchos de los elementos por los que apostamos: una escritura fuertemente inspirada en el teatro anglosajón, a la vez que se alude a temas muy españoles. Algo así como una mezcla imposible entre Harold Pinter y Luis Buñuel. O entre Martin Crimp y Rafael Azcona.

A La Abducción de Luis Guzmán le siguieron 40 Años de Paz (nominada a Mejor Autoría Revelación en los XI Premios Max, 2016), Barbados, etcétera (4 candidaturas en los XXI Premios Max, 2018), El Tratamiento y, ahora, Los Mariachis.

 

Críticas de El Tratamiento:

https://elpais.com/cultura/2018/03/27/babelia/1522167651_116584.html

https://www.larazon.es/cultura/el-tratamiento–cada-uno-su-pelicula-GL17946404

http://www.abc.es/cultura/teatros/abci-tratamiento-pelicula-201804080144_noticia.html

Texto y dirección: Pablo Remón

Intérpretes: Luis Bermejo, Israel Elejalde, Francisco Reyes y Emilio Tomé

Escenografía: Monica Boromello

Ayudante de escenografía: Marta Martín-Sanz

Construcción escenografía: LEAG

Iluminación: David Picazo

Diseño de sonido: Sandra Vicente_Studio 340

Vestuario: Ana López

Ayudante de vestuario: Christiana Ioannidou

Ambientación: María Calderón

Producción: Silvia Herreros de Tejada y Francisco Reyes

Dirección técnica: Kike Calvo

Técnico: Gustavo Segovia

Ayudante de dirección: Raquel Alarcón

Fotografía: Flora González Villanueva

Diseño gráfico: Dani Sanchís

Comunicación:  La_Abducción

Agradecimientos: Centro Dramático Nacional, Humana, Kor’sia, Mattia Russo, Antonio de Rosa, Daniel Remón

Una producción de La_Abducción y Teatros del Canal con el apoyo de la Comunidad de Madrid

www.laabduccion.com
Distribución: info@laabduccion.com

IVA y gastos de distribución/ticketing incluidos en el precio.
Las compras con tarjetas del Grupo Ibercaja están exentas de gastos de distribución/ticketing.

El precio de las entradas es el mismo tanto en taquilla como en la web de Teatros del Canal.

Información útil

  • Las entradas para personas en silla de ruedas solo se podrán adquirir en taquilla, puede reservar y consultar precios de las localidades llamando al 913089999 y solicitando hablar con taquilla.
  • Para la comodidad de todos los asistentes recordamos que, independientemente de la edad, será imprescindible adquirir una entrada para el acceso a las salas y la ocupación de las mismas.
  • Acceso a sala para compras por internet: Pueden traer las localidades impresas o si lo prefieren, también pueden descargar el archivo en su dispositivo móvil para mostrarlo al acceder al teatro.

Una conversación con Pablo Remón en los Teatros del Canal

¿Durante el proceso de creación, ¿qué relación estableces entre escritura y escena?
Hay un texto previo (a veces incluso sin terminar), pero también reescribo mucho en el proceso, muchísimo. No trabajo tanto a partir de improvisaciones como de variaciones del texto. Siempre hay opción de cambiar cosas o alterar el orden. El texto está permanentemente abierto, hasta el día del estreno. Intento, en los ensayos, no ejecutar una idea preconcebida, sino encontrarla, dejarme sorprender. Me doy cuenta de que también escribo de esa forma. Hay textos míos que han ido bailando de obra en obra, hasta encontrar su sitio. Al principio hay una nebulosa, y poco a poco se van definiendo las cosas. Esta obra tiene mucho de fragmentario. Se construye por medio de muchas elipsis. Ves una escena, luego ves otra, y lo que hay en medio tienes que rellenarlo, poner un pegamento entre las dos.

¿Cuál es el origen de Los mariachis?
Por un lado, el asunto de la corrupción. Por otro, la burbuja inmobiliaria en los pueblos de Castilla, de la meseta. Por ejemplo, en el pueblo de mi familia construyeron un frontón gigante. De repente, reunieron a toda la gente y les dijeron que cada habitante debía 6.000 € al Ayuntamiento por un frontón que hoy está cerrado porque no hay dinero para mantenerlo. Para mí hay un problema que tiene que ver sobre todo con olvidar de dónde venimos. La mayoría de nosotros venimos de familias del éxodo rural de los años sesenta, y al cabo de los años lo hemos olvidado por completo. Hay una cosa que subyace en toda la obra y es la idea de que no se puede escapar de la raíz. Hemos intentado llegar muy lejos en muy poco tiempo. Nos hemos saltado etapas.

Mariachis y meseta, ¿nos hablas un poco de estas dos palabras?
En la obra, Los mariachis es el nombre de la peña del pueblo a la que pertenece el protagonista. Pero un mariachi también es, en la jerga económica, cada uno de los miembros de una sicav, cuando hacen de tapadera del fraude, de comparsa. Y luego, claro, está toda la iconografía que tenemos de México, el desierto, la road movie… Esta obra es una road movie castellana: en lugar de vaqueros, hay procesiones. Nuestro desierto es la meseta castellana. Y «meseta» es una palabra que me encanta, cuenta mucho de nuestro país. Para mí la meseta es un paisaje externo y un paisaje interno, una forma de ser, esa cosa agreste, infinita, pesada. Esta obra podría llamarse Meseta.

Además, una meseta se parece a un escenario, ¿no? ¿Cómo relacionas lo político con tu ficción?
Trato de alejarme del panfleto. No quiero que mi obra tenga una lectura en una sola dirección o que tenga un mensaje obvio. Pero sí siento la necesidad de enmarcar las historias personales dentro de la Historia con mayúsculas.

¿Y qué es para ti un panfleto?
Supongo que cuando hay un mensaje muy claro que se puede verbalizar con otras palabras. Creo que la ficción sirve para acercarnos a otros mundos y otras personas, en apariencia, muy alejados de nosotros mismos, pero solo en apariencia. En esta obra, el protagonista es un político corrupto. Pero también es mucho más que eso: es un hombre en crisis, un hombre con una herida. Sea cual sea el personaje, siempre trato de que haya algo mío en él. Trato de ponerme en su piel. Para mí la ficción implica la posibilidad de ponerte en la piel de otra persona y ver lo que hay de ti en ella, sin juzgar al personaje.

¿Qué cosas te interesan formalmente?
Cuando empecé, más por desconocimiento, tenía una visión bastante cerrada del teatro. Pensaba que una obra de teatro consistía en dos o tres personas hablando en un salón. De hecho, así fue la primera obra que escribí. Después me di cuenta de que cada obra empuja una forma, y de que podía llevar el teatro hasta donde quisiera. El teatro es lo más antiguo y lo más moderno a la vez. Por eso me ha interesado hacer obras muy cinematográficas, o muy novelescas, pasar por muchos espacios, muchos personajes, muchas historias… Me gusta mucho, por ejemplo, cuando una obra empieza de una manera, pero termina de otra completamente distinta. Me interesan la mezcla de tonos y géneros. En Los mariachis hay un punto de humor importante, pero no es el centro ni es el fin. También tiene parte de tragedia, y está entrelazado. Como decía Azcona, «la vida no viene en géneros».

Entonces hablemos del humor…
Para mí es una forma de distanciamiento. Una máscara. Y una herramienta importante para captar la atención del espectador. Cuando una obra no tiene humor me parece que pierde algo muy fundamental de la vida. En España la tradición humorística es maravillosa: pienso en Azcona, en Almodóvar, en Berlanga, en Buñuel. Y, personalmente, no me gusta el teatro cuando se pone solemne. Me da la sensación de que me están vendiendo algo.

¿Hasta qué punto el espacio, el teatro en el que vas a trabajar, influye a la hora de crear la obra?
Todas mis obras han estado condicionadas por el espacio de representación. Sabía que esta obra se iba a estrenar en la Sala Negra, una sala que me encanta. El teatro siempre es como un espacio vacío, un cuadrado negro. Y la Sala Negra es eso a lo grande: a mí me da amplitud, planicie, sequedad, que es justo lo que yo relaciono con la meseta. El tipo de escenografía que he imaginado con Monica Boromello funciona a la perfección en esta sala.

¿Cuáles son los aprendizajes más importantes que has hecho dentro de las artes escénicas?
Llegué al teatro muy de casualidad. Venía de hacer guiones de cine. La primera obra la monté en mi salón con actores amigos, con una libertad absoluta. Esa libertad y disposición es lo que he intentado mantener. La idea del teatro como juego, como espacio de libertad, donde todo es posible. Por eso intento mantener los procesos abiertos, estar cómodo en la incertidumbre, manejarme en la duda. Esto lo tenía al escribir, pero ahora creo que empiezo a tenerlo también al dirigir.

Vuestra compañía se llama La_Abducción. Si ahora mismo apareciera un extraterrestre y te preguntara qué es el teatro, ¿qué le responderías?
Unas personas de pronto se levantan y empiezan a hacer cosas, a representar algo durante hora y media: ¿qué es eso?, ¿por qué lo hacen?, ¿qué encuentran ahí? Es algo mágico. Lo que trataría de explicarles es que el teatro es un espejo, un verse reflejado. Ver tu vida transformada, distorsionada. Atrapa porque es una forma de verse a uno mismo desde fuera.

 

Ángela Segovia y Carlos Rod

Información práctica

  • Fechas y Horarios

    03/05/2018 – 27/05/2018

    Sala Negra. Duración: 1h 25min

    De martes a sábado 19.00 h
    Domingos 18.00h

    AVISO IMPORTANTE: una vez comenzada la función no se permitirá la entrada de público a la sala.

  • Precios y Descuentos

    +

    El precio de las entradas es el mismo tanto en taquilla como en la web de Teatros del Canal.

    Precios hasta 15 días antes del estreno.

    Localidades sin numerar.

    Tarifa general 10€
    Mayores de 65 y desempleados* 9€
    Carné joven y menores de 30 años* 8€
    Profesionales de las artes escénicas** 8 €

     

    *Cupos limitados. Imprescindible presentar la acreditación correspondiente en taquillas y al acceder a la sala. Solo una entrada por carné.

    **Venta solo en taquilla. Cupos limitados. Imprescindible presentar la acreditación correspondiente en taquillas y al acceder a la sala. Solo una entrada por carné.

    TARIFA ABONO:

    Abono 10 espectáculos 150 €
    Abono 20 espectáculos 200 €

     

    • IVA y gastos de distribución/ticketing incluidos en el precio.
    • Las compras con tarjetas del Grupo Ibercaja están exentas de gastos de distribución/ticketing.

  • Canales de Venta

    +

    Internet

    Taquillas (De 14.30 a 21h – Cea Bermúdez, 1).

    Cajeros Ibercaja