Este evento ya finalizó

La ópera de cuatro notas

Comedia lírica firmada por Tom Johnson

Entre el 8 y el 19 de abril de 2015

★★★★

Paco Mir dirige esta ópera minimalista (o MIRimalista) compuesta con cuatro notas


Compuesta exactamente con cuatro notas hábilmente moldeadas para que parezcan infinitas, para un libreto escrito sin acotaciones, con el fin de que cada director de escena juegue con los cinco personajes que parodian las cinco voces de una ópera –tenor, barítono, soprano, mezzo y bajo–, interpretadas por un pianista.
Sala Verde. Duración: 1h 15min. Edad recomendada: A partir de 9 años.

La ópera de cuatro notas es, por encima de todo, un espectáculo musical divertido que, eso sí,  necesita que sus intérpretes sean cantantes de ópera.  ¿¿¿¿ÓPERA???? ¡¡¡HUY, QUÉ MIEDO!!!  Pues no; dejemos el miedo a un lado y preparémonos para disfrutar de unos textos irónicos que dejan más que claro la rivalidad (mortal) entre cantantes. Esta joya escénica se estrenó en 1976,  y desde entonces se ha estado representando ininterrumpidamente en algún rincón del mundo.  Le gustará a los amantes de la ópera y, afirmamos rotundamente, le gustará a los que creen que no les gusta la ópera.

“Han pasado más de diez años desde que descubrí La ópera de cuatro notas en una matinal del Théâtre de la Bastille de París -relata Paco Mir (miembro de Tricicle)-; un título que no engaña, porque está compuesto exactamente con cuatro notas hábilmente moldeadas para que parezcan infinitas, para un libreto escrito sin acotaciones, con el fin de que cada director de escena juegue con los cincos personajes que parodian las cinco voces de una ópera –tenor, barítono, soprano, mezzo y bajo–, observadas por un pianista que interpreta una partitura concebida originalmente solo para piano. Una gran ópera hecha con muy pocos medios. Una ópera minimalista que, en esta versión, también será un poco MIRimalista”.

 

Autor: Tom Johnson

Dirección de escena y adaptación: Paco Mir

Dirección musical: Manuel Coves

Ayudante de Dirección: Carmen Rosa

Elenco: Soprano (Ruth Iniesta), Contralto (Ana Cristina Marco), Tenor (Francisco Sánchez), Barítono (Axier Sánchez), Bajo (Francisco Crespo), Piano (Javier Carmena).

Escenografía: Juan Sanz

Vestuario: Ana Rodrigo

Iluminación: Miguel Ángel Camacho

Producción: Carles Roca / Cristina Ward

Este espectáculo es una coproducción de Vania Producción y Teatros del Canal

Promoción especial

  • 30% de descuento para todas las funciones. Cupo limitado (Descuento 30% y precios especiales no acumulables entre sí).

Precios especiales

  • Carné joven, mayores de 65 años y desempleados: 20% de descuento. Imprescindible presentar la acreditación correspondiente en taquillas y al acceder a la sala.
  • Por la compra de más de 6 localidades (*) en una sola operación: 15% de descuento.
  • Grupos a partir de 20 personas (cada 20 localidades 1 invitación): 25% de descuento.

Descuentos y precios especiales no acumulables entre sí, cupos limitados.
(*) Aplicable solo para localidades de platea para el mismo día y función.

IVA y gastos de distribución/ticketing incluidos en el precio.
Las compras con tarjetas del Grupo Ibercaja están exentas de gastos de distribución/ticketing.

El precio de las entradas es el mismo tanto en taquilla como en la web de Teatros del Canal.

AVISO: Las entradas para personas en silla de ruedas solo se podrán adquirir en taquilla. También puede reservar las localidades llamando al 913089999 y pidiendo que le pasen con taquilla.

Algunas notas del compositor Tom Johnson sobre su obra:

Mi mayor sensación sobre la puesta en escena de La ópera de cuatro notas es que cada director debería hacerla diferente. En parte absurda, en parte minimalista, en parte satírica y en parte comedia, la obra tiene muchas caras y puede ser representada de muchos modos, extendiéndose desde la más modesta de las aproximaciones a las más exuberantes. Así que no tengo ninguna especificación particular sobre vestuario, escenografía, luces, caracterización y todo lo demás. Haré solo cuatro peticiones:

Nada debería de ser transportado. La obra tendría, entonces, más de cuatro notas. Esto no solo invalidaría el titulo; también destrozaría uno de los aspectos más encantadores e impactantes de la obra.

El acompañamiento no debería ser orquestal en ningún caso. La única razón por la que la mayoría de las óperas suenan desoladoras con acompañamiento de piano es porque la música fue escrita originalmente para orquesta. Aquí, el acompañamiento fue concebido expresamente en términos pianísticos, y la integridad de este instrumento debe ser preservada, independientemente de cuantos otros instrumentalistas se pueda disponer.

El texto deberá adecuarse siempre a la puesta en escena. Pequeños cambios en el texto de los recitativos serán necesarios para tener una interesante puesta en escena y adecuar el texto al mismo tiempo. El texto no es sagrado, pero su adecuación a la acción es vital para la honestidad y el atractivo de la ópera.

Los cantantes deberán estar completamente inmóviles durante la escena final, como se indica en el texto.

Información práctica